Justin Bieber, un atípico miembro más de una típica iglesia evangélica


 

Justin Bieber, un atípico miembro más de una típica iglesia evangélica

Justin Bieber, un atípico miembro más de una típica iglesia evangélica
El joven cantante Bieber se apoya en su fe en Jesús y es parte fiel de su iglesia local, desde la que es pastoreado a través de sus giras y viajes por todo el mundo.

12 DE ABRIL DE 2013, WSAHINGTON

El cantante canadiense es profundamente religioso, siendo cristiano evangélico al igual que su madre. Esto le lleva a mantener un estrecho contacto con su pastor, Judah Smith, que ejerce su ministerio espiritual en The City Church, en Kirkland (Washington).

Judah mantiene el contacto con él y le supervisa espiritualmente incluso cuando está de gira viajando alrededor del mundo. La amistad es mutua, ya que  recientemente Bieber catapultó la venta del libro de su pastor al comentarlo favorablemente en su tuiter , lanzándolo al top de ventas.

“Justin y yo compartimos las Escrituras regularmente, y hablamos. Veo que él encuentra descanso y una visión clara de las cosas en la Biblia”, contó el pastor a E! News .

Anteriormente, ya con 16 años Bieber había dicho que creía en Jesús, que era cristiano y que Dios tenía una misión concreta para su vida , por lo que estaba convencido que había alcanzado la fama para poder ayudar a otras personas dentro de ese plan.

A principios de agosto de 2011, Bieber declaró frente a millones de personas, después de recibir el premio Teen Choice al mejor artista masculino: “Quiero decir que todo es posible… Tienen que mantener a Dios en primer lugar en sus vidas. Jesús les ama a cada uno de ustedes!”

Como parte de su actual realidad como joven creyente, decía recientemente: “Creo que esa es parte de la razón por la que estoy aquí. No sólo porque tengo talento, sino porque Dios tiene un propósito para mí: que ayude a la gente. Soy religioso, aunque ayer me dormí y me perdí el culto de mi iglesia. No había podido ir en mucho tiempo por lo que planeé todo para acudir, pero me quedé dormido. Me enfadé conmigo mismo. Aunque sé que no pasa nada grave, Dios me perdona”, aseguró Bieber.

Quizá será esta educación religiosa lo que le hace tener paciencia con extraños y no saltar cuando le ofenden.

Un caso especial es internet. Él mismo relata: “Mi cuenta de Twitter está muy bien. Tengo tantos fans que casi no veo los comentarios molestos. Sin embargo sí encuentro muchas cosas contra mí en internet, y a veces quiero responderles a través de Twitter pero luego me lo pienso dos veces: si alguien me está molestando le voy a hacer famoso haciéndole caso”, añadió.

UNA MADRE MUY ESPECIAL
La madre del cantante pop canadiense Justin Bieber, Mallette, canadiense de 37 años, dio a luz al famoso cantante juvenil cuando tenía 18 años. Ella ha escrito y hablado extensamente sobre la adicción a las drogas y la vida desordenada que llevó antes de conocer a Cristo. De niña múltiples personas abusaron de ella, incluyendo a un niñero y al abuelo de una amistad, pero las últimas palabras de su libro ”Nowhere but Up: The story of Justin Bieber’s Mom” dicen bastante: “A mis abusadores: los perdono”.

A los 14 años comenzó a consumir marihuana, LSD y alcohol. A los 17 intentó suicidarse arrojándose frente a un camión. En el hospital en el que fue atendida se convirtió a Jesús.

Poco después su fe flaqueó y regresó a su vieja vida de excesos. Fue entonces que quedó embarazada, pero resistió la presión de quienes la rodeaban para que abortara. “Sabía que tenía que hacer lo que fuera necesario, pero no podía abortarlo”.

Como madre soltera tuvo que luchar para sobrevivir. Trabajaba en empleos de medio tiempo mientras estudiaba hasta obtener el diploma de secundaria y después estudió diseño de páginas web con una beca.

Tras su experiencia y con su testimonio y su fe en Jesús, la madre de Justin Bieber educó a su hijo en la fe cristiana, y lucha por hacer ver a las jóvenes que están en una situación como la que ella vivió hace casi dos décadas que existen personas e instituciones que las pueden ayudar.

En el prólogo de su autobiografía, escrito por su hijo Justin, éste escribe: “Mi madre es la mujer más fuerte que he conocido. Siempre lo he sabido, pero este libro me ayuda a recordar lo fuerte que es”.

Fuentes: Univision, ProtestanteDigital

Editado por: Protestante Digital 2013