Queen Elizabeth y King James en televisión: “Dios vino a darse a sí mismo”


Queen Elizabeth y King James en televisión: “Dios vino a darse a sí mismo”

Queen Elizabeth y King James en televisión: “Dios vino a darse a sí mismo”

La reina Elizabeth durante su discurso navideño de este año
En su mensaje navideño, la monarca británica recordó la esencia del sentido bíblico de la Navidad al más puro estilo de la Biblia King James.

28 DE DICIEMBRE DE 2012, LONDRES

 La Reina de Gran Bretaña, Queen Elizabeth, se posicionó de nuevo claramente por la celebración del sentido profundo de la Navidad, en el mensaje que se televisó el día 25 de diciembre. Muy respetada en su país por su capacidad de generar consenso político y por no posicionarse en temas polémicos, la reina sí hizo claro hincapié, como ya lo hiciera el año pasado, en lo que se puede aprender de la historia navideña tal como la relata la Biblia.

En la intervención televisiva de este año, la Reina empezó hablando sobre la celebración del Diamond Jubilee, que paralizó el país en primavera para recordar los 60 años de su mandato. El evento aumentó aún más la ya alta popularidad de Elizabeth II entre los ciudadanos, y en este sentido, se mostró “honrada y agradecida” por todas las muestras de cariño.

Su discurso también resaltó el éxito de las Olimpiadas disputadas en Londres este año, de las que, además de los atletas, hizo alusión especial a las fuerzas del orden y a los equipos sanitarios que permitieron que este año de grandes acontecimientos públicos en el país fueran posibles.

 “EL CORAZÓN DE LA HISTORIA DE LA NAVIDAD”
 Ya en la segunda parte de su breve y pausada intervención (de poco más de 5 minutos), la Reina británica entró de lleno a recordar la historia de la Natividad:

“Siempre me impacta cómo se puede ver el espíritu de compañerismo en el corazón de la historia de la Navidad. Una madre joven y un padre diligente, con su bebé, fueron acompañados por unos pastores pobres y visitantes de lejos. Estos vinieron con sus regalos a adorar a Cristo como niño. Desde aquel momento, Él ha inspirado a las personas a comprometerse por el bien de otros”.

Y siguió: “Este es el momento del año en el que recordamos que Dios envió a su Hijo único a servir, no a ser servido. Él volvió a poner el amor y el servicio en el centro de nuestras vidas a través de la persona de Jesucristo. Es mi oración que en este día de Navidad su ejemplo y su enseñanza continúen trayendo a personas a la unión para dar lo mejor de sí mismos en el servicio a otros”.

 JESÚS “SE DIÓ EN SERVICIO HUMILDE”
 El discurso de Elizabeth II terminaba con estas palabras: “El villancico ‘In the bleak midwinter’, termina planteando una pregunta a todos los que conocemos la historia de Navidad, de cómo Dios se dio a sí mismo a nosotros en servicio humilde: ‘Qué le puedo dar, pobre como soy? Si fuera una pastor, le traería una oveja, si fuera una hombre sabio, haría mi parte’. La canción da la respuesta: ‘Pero lo que puedo, le doy, le doy mi corazón’. Os deseo a todos una feliz Navidad”.

Justo con el final de su intervención, la transmisión terminó con el villancico citado por la reina, cantada por un coro de esposas de soldados de la armada británica. La última frase de la canción, con la que se se cerraba el programa especial, sonaba así: “Un lugar en un establo fue suficiente, para el Señor Dios todopoderoso, Jesucristo”.

 EL DISCURSO, EN 3D
Una novedad curiosa del discurso de este año fue que quien quisiera (y tuviera unas gafas adecuadas), pudo ver el mensaje en 3D.

 El Primer Ministro Británico,  David Cameron, ya sorprendió con referencias espirituales muy claras  en su mensaje de final de año. Con la intervención en la misma línea de la Reina, los dos principales líderes del país se han unido para mostrar claramente ante la población de Gran Bretaña el significado cristiano y bíblico de las fiestas navideñas.

 Si le interesa, puede ver  el discurso íntegro (en inglés), aquí.  También es posible leer  el texto completo en la página web de la monarquía británica .

Editado por: Protestante Digital 2012

 

Fuente: Protestante Digital