Evangélicos mexicanos regresan a sus casas tras haber sido expulsados de Pahuatlán


Evangélicos mexicanos regresan a sus casas tras haber sido expulsados de Pahuatlán

Evangélicos de Pahuatlán fueron duramente agredidos por los católicos tradicionalistas que les exigieron que pagaran de cuotas para gastos de fiestas patronales celebradas por quienes se identifican con el catolicismo.

México | Viernes 28 de Diciembre, 2012 | Por NoticiaCristiana.com |

Hidalgo.-La persecución contra los evangélicos aún es una realidad en México, el caso más reciente lo llaman los medios intolerancia religiosa el cual ocurrió en Hidalgo. Sucede en la entidad donde fue gobernador (2005-2011) el actual secretario de Gobernación, Miguel Osorio Chong.

En este estado, los evangélicos de Pahuatlán fueron duramente agredidos por los católicos tradicionalistas que les exigieron que pagaran de cuotas para gastos de fiestas patronales celebradas por quienes se identifican con el catolicismo.

Al oponerse los evangélicos a no pagar dicha cuota el 17 de diciembre, cuando fueron elegidos nuevos delegados en la comunidad. Éstos presionaron a la asamblea del poblado para que fuera desconocido un acuerdo previo entre los habitantes de Pahuatlán.

Dicho documento consignaba el compromiso de los integrantes de distintos credos religiosos a respetar la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público. La ley, en su artículo segundo, inciso D, establece que nadie puede ser obligado a prestar servicios personales ni a contribuir con dinero o en especie al sostenimiento de una asociación, iglesia o cualquier otra agrupación religiosa, ni a participar o contribuir de la misma manera en ritos, ceremonias, festividades, servicios o actos de culto religioso.

Sin embargo, los nuevos delegados comunitarios de Pahuatlán, para dejar constancia de su integrismo, en el que se conjuntan el cargo civil con el religioso vinculado a la parroquia católica, decidieron encarcelar a los evangélicos. Aprehendieron a 52, entre ellos a Celestino Hernández Cruz, pastor de la Iglesia bautista Emmanuel.

En información que comenzó a circular por correo electrónico y las redes sociales trascendió pues evangélicos habían sido amarrados y golpeados. Colgaron de los brazos al pastor Celestino y amenazaron con ahorcarlo si él y sus correligionarios evangélicos no se comprometían a sujetarse a las decisiones de la asamblea sobre los pagos de cuotas económicas.

Luego los perseguidores rodearon el lugar para evitar que se acercara cualquier autoridad del municipio que no tuvo voluntad de intervenir rápidamente, como era su obligación. Así que los católicos extremistas evitaron que las mujeres y niños (familiares de los amarrados) salieran de la comunidad. La responsabilidad como principal instigador del ataque la tiene el delegado segundo de Pahuatlán.

El 18 de diciembre los encarcelados y torturados salieron de su cautiverio. Al día siguiente, junto con sus familiares y otros los evangélicos fueron expulsados de Pahuatlán y sin consideración mujeres embarazadas, niños y ancianos, abandonaron sus hogares hasta lograr encontrar refugio y comida en Huejutla en un templo evangélico.

Después de dos días las autoridades municipales y las estatales permanecían omisas y con su inacción dejaron en el desamparo a los agredidos. Ha sido la norma en este tipo de casos. No resuelven el fondo del tema, que es dar plenas garantías a quienes tienen una creencia religiosa distinta a la de los católicos tradicionalistas, quienes se obstinan en imponer cooperaciones para realizar festividades del santoral católico.

Tras casi cuatro días refugiados en Huejutla, los evangélicos retornaron a Pahuatlán. Previamente debieron firmar un compromiso para ponerse al corriente con las cuotas atrasadas (no para las fiestas patronales). A cambio sus generosos perseguidores dijeron que no van a tomar represalias.

Otra violación a la libertad de religión

Otro caso de violación a la libertad de culto, ocurrió también en Hidalgo, en Los Puentes, Huautla, contra una pareja evangélica que el 5 de noviembre fueron notificados Humberto Lara Hernández y su esposa Catalina Mejía Vite que debían pagar una multa de 15 mil pesos.

¿Cuál fue su delito? Haber celebrado un culto privado no católico. Con ello contravinieron el reglamento interno, donde se consigna: Hemos establecido que no admitimos ningún culto ni servicio religioso de alguna denominación religiosa mestiza, que atente contra nuestra cultura y tradiciones religiosas y nuestra forma de organizarnos en nuestras faenas y trabajos.

Firman la sanción Lucio Rosas Hernández, juez auxiliar propietario; Felipe Rosas Martínez, comisariado ejidal; Juan Hernández Alvarado, por el comité escolar; Claudio Hernández Ramírez, por el comité de la capilla (católica), y Eugenia de la Cruz Arenas, por el comité femenil. Como se ve, en Los Puentes las autoridades político-civiles y las religiosas están fusionadas para vigilar que no haya libertad de cultos.

Cabe destacar que la presencia evangélica en Hidalgo es de larga trayectoria. En septiembre de 1870 el Monitor Republicano informa de un caso de persecución en Tizayuca contra la comunidad protestante del lugar, conformada mayoritariamente por indígenas.

Diario de México La Jornada