Un activista ateo egipcio irá tres años a la cárcel por blasfemia


Un activista ateo egipcio irá tres años a la cárcel por blasfemia

Un activista ateo egipcio irá tres años a la cárcel por blasfemia

Alber Saber Ayyad, juzgado por blasfemia en Egipto.
Un tribunal acusa a Saber Ayyadde “blasfemar contra las religiones”, una sentencia que podría extenderse a otros casos de aprobarse la Constitución, que se somete a referéndum este sábado.

13 DE DICIEMBRE DE 2012, EL CAIRO (EGIPTO)

 Alber Saber Ayyad es un joven de 27 años que, si nada lo remedia, tendrá que pasar los próximos tres años en prisión.  Así lo ha decicido un tribunal egipcio que le ha acusado de “blasfemia contra la religión islámica y cristiana”, tras ser detenido por difundir presuntamente la película ‘Inocencia de los musulmanes’ en su perfil de Facebook.

 Saber Ayyad, que se define como ateo y proviene de un entorno familiar cristiano copto, iba a ser puesto en libertad tras pagarse su fianza por un valor de unos 100 euros. Sin embargo, se le ha ordenado volver a la cárcel.

Inicialmente le detuvieron alegando que había publicado ‘La inocencia de los musulmanes’ en su página de Facebook. Sin embargo, estos cargos fueron retirados por falta de pruebas. Entonces fue acusado de “difamación del Islam y el Cristianismo, insultos a la divinidad y de hacer sátira de los rituales religiosos y de los profetas”.

Saber, que ha negado todos los cargos, fue detenido el 13 de septiembre, después de que una muchedumbre se agolpara cerca de su apartamento, amenazándole de quemar su casa junto a una iglesia cercana. La turba se movía tras difundirse el rumor de que el joven había difudido la película contra el islam en su página en Facebook. La policía acudió a una llamada de auxilio y lo detuvo.

Saber comenzó entonces una primera huelga de hambre, el 15 de septiembre, cuando la policía allanó su casa y confiscó libros, CDs, y su ordenador portátil, a pesar de no tener ni una orden de registro ni permiso para entrar.

Además su abogado ha dicho que han tenido dificultades para poder encontrarse con él en la cárcel, evitando que el proceso legal fuera fluido. Según los informes que cita la agencia Christian Solidarity Worldwide, Saber iniciará otra huelga de hambre esta semana.

 En una página de Saber puede leerse que escribió que “la acusación de desprecio religioso no es más que un sigiloso medio para reprimir la libertad de opinión y de expresión, por eso no me sorprendió el veredicto de encarcelarme durante tres años con una fianza de 1000 libras egipcias. Ellos piensan que son capaces de encarcelar los pensamientos”.

 LA CONSTITUCIÓN AVALARÍA LA SENTENCIA
 En Egipto existe la preocupación de que sentencias como ésta se incrementarán si el proyecto de Constitución, que entre otras cosas, prohíbe los insultos a la religión y a figuras religiosas, se lleva a cabo. A pesar de las protestas masivas en curso, el Presidente Morsi sigue adelante con los planes para un referéndum sobre la Constitución el 15 y el 22 de diciembre. La votación ya está en marcha entre los egipcios en el extranjero.

Andrew Johnston, director de Christian Solidarity Worldwide (CSW), se mostró preocupado por la sentencia. “En realidad, Saber Ayyad está siendo castigado por profesar el ateísmo, por lo tanto su condena viola tanto la libertad de expresión y la libertad de religión o de creencia, lo que permite el derecho de no creer”. Desde la organización internacional piden al Gobierno “que vuelva a examinar el proyecto de constitución, que no contiene protecciones adecuadas para la libertad de expresión o de minorías sociales o religiosas”.

Fuentes: Protestante Digital 2012