Ten algo de fe


 

Ten algo de fe

“Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.”

Hebreos 11: 1 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

DIOS siempre llega a tiempo. Ni tarde ni temprano, sino justo a tiempo. Él es eterno,  por lo que el tiempo le es relativo. Las promesas de DIOS están respaldadas por Su honor (Salmos 138:2), así que si Él lo dijo Él lo hará en el momento más apropiado. No obstante esto a veces no nos resulta tan fácil como se lee. Esperar y creer en lo que DIOS ha prometido puede ser desgastante, ésto para la parte de nosotros que no es apta para un siguiente nivel de bendición. Para algunos el cumplimiento de las promesas de DIOS les llevó al extremo de sí mismos. Para Abraham significó estar a punto de sacrificar a su propio hijo en obediencia a DIOS, para luego recibir un carnero como sustituto de sacrificio. A los discípulos significó estar al borde de hundirse en una tormenta. Cuando los vientos soplaron y la barca comenzó a llenarse de agua era difícil creer lo que dijo el Maestro antes de subirse —crucemos al otro lado. Pero unos instantes después la tormenta cesó ante la orden de Jesús; y ellos cruzaron a salvo como se les había dicho.

DIOS es digno de ser honrado, Él es el Creador, Él es eterno, Él es quien sacia de bien a todo ser viviente; y sobre todo estuvo dispuesto a entregar a Su hijo en sacrificio para salvar al mundo.

Así como Abraham obedeció a DIOS al entregarle a quien más amaba, su hijo, entrégale a DIOS aquello que te ha pedido. Hazlo sin garantías, al hacerlo encontrarás reposo. Y al igual que con Abraham recibirás el sustituto de lo que ofreciste. Entrégale a DIOS lo que te ha pedido en sacrificio y serás sorprendido. Quizá al igual que con Abraham Él enviará un carnero para ti.

Si Jesús te ha pedido que tomes una dirección y al hacerlo se levantó una fuerte tormenta, hónralo al creer que tu embarcación no se hundirá. Si Él te dijo —crucemos al otro lado, así será.Clama por Su ayuda y Él detendrá la tormenta.

Créele a DIOS cuando no sea fácil hacerlo, y así lo honrarás. Cada una de las promesas que Él te ha dado están respaldadas por el honor de Su nombre. Entonces ¿Por qué dudar?

Ten algo de fe y no serás defraudado. Haz tu parte y DIOS hará la suya.

DIOS siempre llega a tiempo y siempre cumple lo que promete.

—     Ten algo de fe y espera lo que anhelas con expectativa.

Autor: Richy Esparza

Escrito para http://destellodesugloria.org