Cómo responder cuando las personas dejan su iglesia


Cómo responder cuando las personas dejan su iglesia

Hay muchos artículos acerca de cómo no abandonar una iglesia e irse por el camino equivocado, pero ¿podemos tomar un momento para explorar lo que no debe hacerse cuando alguien sale de una iglesia?

Jennifer LeClaire, es editora de noticias de Charisma News. Ella también es autora de varios libros, incluyendo: Did the Spirit of God Say That? que traducido sería: ¿El Espíritu de Dios dice eso? En esta ocasión compartimos un interesante artículo donde aborda: Cómo responder cuando las personas dejan su iglesia

El fin de semana descubrí un nuevo rumor acerca de por qué me fui de cierta iglesia hace unos años.

Sí, al parecer, todavía hay gente hablando de mí años después. Me hubiera gustado haberle dicho a la congregación de por qué elegí irme, pero el Espíritu Santo me dijo: “vete en paz” y obedecí.

Desgraciadamente, a la dirección de la Iglesia no le gustaron mis razones, y aparentemente se sintió amenazada. Después de todo, yo era muy visible en la iglesia y la gente haría preguntas acerca de mi partida repentina e inexplicable.

La gente hizo preguntas, y les dieron todo tipo de respuestas falsas. Los chismes y rumores se impulsaron y, como dice el refrán: “Los rumores crecen generalmente deformes a medida que viajan”. Años más tarde, los rumores se deforman en un estado que es completamente ridículo.

Cuando los abrazos se convierten en odio

Hay muchos artículos acerca de cómo no abandonar una iglesia e irse por el camino equivocado, pero ¿podemos tomar un momento para explorar lo que no debe hacerse cuando alguien sale de una iglesia?

No soy la única que ha sido perseguida por rumores feos después de salir de una iglesia. Yo hice una publicación en mi página de Facebook, pidiendo ejemplos y muchas personas compartieron historias de cómo los abrazos se convirtieron en odio cuando decidieron seguir adelante. Esta es una forma de entristecer al Espíritu Santo.

Es increíble como los pastores atacan a la gente cuando abandonan su iglesia. La congregación quiere un pastor amoroso que bendice en lugar de maldecir (ver Santiago 3:10). Cuando la gente decide salir de su iglesia, no les digas que perderán su unción y su destino. No les maldigas. No les digas que ellos son el problema. No les diga que no van a encontrar otro lugar donde puedan usar sus dones. Y cuando se vayan, no hagas comentarios sutiles que se convierten en las semillas de malas lenguas.

Créeme, como una pastora lo entiendo. Sé lo que se siente ver gente entrar y salir, personas que dijeron que querían servir junto a usted y ayudar a construir la iglesia sólo luego irse después que uno ha invertido su tiempo y esfuerzo en ellos.

Sé lo que se siente al ver a la gente reincidir en el pecado y dejan a la iglesia una vez que fueron líderes importantes en el ministerio. Entiendo la frustración de los reveses que vienen a menudo cuando las personas salen de la iglesia.

No entre en modo de ataque

Los pastores, no entran en modo de ataque. Si usted está caminando en integridad, trate a la gente con amor, atienda a la congregación, cumpla con sus responsabilidades dadas por Dios como pastor, entonces usted no tendrá ninguna razón para ir a la ofensiva. Si usted es un verdadero siervo de sus miembros, no tienes que temer que una persona influyente provoque un éxodo masivo.

Cuando las personas dejan su iglesia y decides atacar a la gente ya sea directamente o a través de rumores sembrados en tu liderazgo, o indirectamente a través de mensajes desde el púlpito, esto refleja tu mala administración y carácter. Revela la ira y la amargura en tu corazón. Y es probable que pierdas más ovejas porque nadie quiere un pastor bravo, amargado y que no puede aceptar que el Espíritu Santo, mueve a veces a la gente.

Cuando alguien sale de su iglesia, en particular con alguien que es un líder o en una posición visible, es hora de reflexionar sobre su ministerio, no atacar a la persona. Si es posible, hable con la persona acerca de por qué se están yendo. Si el miembro de salida no quiere hablar con usted, es probable que o bien hay un problema en su corazón o un problema en su iglesia. Pero no se puede asumir que es el miembro número que sale por sí solo.

Cuando la gente comienza a salir, no es hora de pasar al ataque, es tiempo de orar y pedirle a Dios que te revele qué causas está provocando que muchas personas se vayan de la iglesia. Usted puede ser el más amoroso, cariñoso pastor en el mundo, pero usted no puede ver las cuadrillas de la iglesia o las acciones de los líderes sedientos de poder que maltratan a las ovejas. No puedes ver el abuso espiritual que está sucediendo detrás de las escenas. Comprueba por tu cuenta, comprueba a tu iglesia.

Este fin de semana también vi a alguien de mi antigua iglesia cuando fui a un restaurante. Ella me dijo: “No me importa lo que digan. Aún te amo”. Qué triste. Pastores, no dejen que los ex miembros de su congregación cuenten la misma historia. Todos somos miembros del cuerpo de Cristo. Y los creyentes, no deben involucrarse en la fábrica de rumores.

 

Fuente: Noticiacristiana.com