Enigmática estructura geológica marciana descubierta por el Opportunity


Enigmática estructura geológica marciana descubierta por el Opportunity

Enviar por email

Aunque el Curiosity, el nuevo, flamante y sofisticado robot explorador de Marte, ha acaparado la atención de la prensa y de la comunidad científica desde su llegada al Planeta Rojo en agosto, otro robot, el viejo, polvoriento y modesto Opportunity, que deambula por Marte desde su aterrizaje aquí en 2004, ha enviado a la Tierra una imagen insólita, que tiene desconcertados a los geólogos.

Los objetos esféricos concentrados en un afloramiento geológico al que el Opportunity llegó pocos días antes de hacer su hallazgo son distintos en muchos aspectos a las esférulas descritas coloquialmente como “blueberries” (arándanos) y encontradas por el robot en otros sitios anteriormente.

El afloramiento geológico que el Opportunity está inspeccionando ha sido bautizado como Kirkwood y está ubicado en el sector de Cabo York del borde oeste del cráter Endeavour. Los extraños objetos esféricos miden no más de 3 milímetros de diámetro. Los resultados del análisis preliminar indican que estas esferas no tienen el alto contenido de hierro que sí es típico de los “arándanos” marcianos.

“Ésta es una de las imágenes más extraordinarias de toda la misión”, afirma Steve Squyres de la Universidad de Cornell en Ithaca, Nueva York, principal investigador del equipo del Opportunity.

[Img #9837]

(Foto: NASA/JPL-Caltech/Cornell Univ./ USGS/Modesto Junior College)

Ese afloramiento está repleto de estos pequeños objetos esféricos. Los científicos pensaron en un primer momento que serían del mismo tipo que los observados otras veces, pero se trata de algo del todo distinto. “Nunca habíamos visto una acumulación tan densa de esférulas en un afloramiento rocoso de Marte”, subraya Squyres.

A juzgar por los datos obtenidos hasta el momento, los objetos en este afloramiento son diferentes a los demás en concentración, en estructura, en composición y en distribución. Se barajan varias hipótesis para explicar el origen de esta aparente rareza geológica, pero por ahora no hay nada que permita a los científicos decantarse por alguna de ellas.