Activistas Gays demandan a pastor acusándole de ‘crimen de lesa humanidad


Activistas Gays demandan a pastor acusándole de ‘crimen de lesa humanidad’

E-mail

( 1 Voto )

Escrito por entreCristianos
Martes, 01 de Mayo de 2012 18:41

scott-lively2012-05Una firma de abogados conocida por sus tácticas de búsqueda de publicidad demandó a un ministro estadounidense ante el Tribunal Federal de Estados Unidos porque criticó la homosexualidad en Uganda.

El Center for Constitutional Rights (CCR – Centro de Derechos Constitucionales) dice que el pastor y abogado Scott Lively cometió el delito de «persecución», un «crimen de lesa humanidad», según lo define el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional.

El CCR presentó el caso en Estados Unidos en representación de un grupo de presión ugandés denominado Sexual Minorities Uganda (SMUG – Minorías Sexuales Uganda) y se sirvió de la ley sobre demandas por delitos en el extranjero (Alien Tort Claims Act), que es una antigua ley muy polémica que permite a los extranjeros entablar demandas en tribunales estadounidenses por violaciones del derecho internacional cometidas fuera de los Estados Unidos.

SMUG denuncia que Lively «trabajó en gran medida con líderes políticos y religiosos antigay clave de Uganda con el el objetivo y el propósito general de privar a las personas LGBTI de sus derechos fundamentales» mediante el rechazo de las leyes antidiscriminatorias sobre orientación sexual e identidad de género y presentando un proyecto de ley que intensifica las sanciones contra la homosexualidad.

La portavoz del CRR, Pamela Spees, dijo al New York Times: «Esto no sólo se basa en su discurso. Se basa en su conducta». La demanda sostiene que Lively «viajó a Uganda dos veces», «disertó en el seminario sobre “El desenmascaramiento de la agenda homosexual”», «organizó un congreso de pastores de jornada completa que admitió sólo a los medios convocados o a invitados», «dirigió la palabra a los alumnos de la Universidad Nkumbe sobre los “Peligros de la cultura porno”», «encabezó un servicio religioso en la Universidad Cristiana de Uganda», «se reunió con el Concejo Municipal de Kampala», además de otras actividades que la agrupación considera reprobables y procesables desde el punto de vista jurídico.

SMUG reclama que sus miembros han padecido «graves privaciones» de los «derechos de expresión, asociación, reunión y prensa;… de verse libres de ataques contra el propio honor y reputación» y temen ser perseguidos, arrestados arbitrariamente y sufrir daños físicos, incluso la muerte.

La demanda comienza con la explosiva protesta de que la muerte de un miembro del SMUG, David Kato, quien fue asesinado a mazazos, de alguna forma estaba vinculada con el trabajo de Lively en Uganda. Lo que no se menciona es que un hombre a quien Kato le había pagando la fianza para que saliera de la cárcel confesó haberlo matado porque no quería ceder a sus exigencias sexuales. Fue sentenciado a 30 años de prisión.

Los legisladores ugandeses presentaron un proyecto de ley que penaliza la promoción de la homosexualidad. Incluye la pena de muerte para una persona con sida que tiene relaciones homosexuales con menores o con personas discapacitadas, o si el instigador es un «delincuente serial». El proyecto no fue aprobado.

Lively se decepcionó de que la legislación fuera «tan severa». Él aboga por remedios centrados en la rehabilitación, no en el castigo.

Además, calificó las acusaciones contra su persona de «absurdas». «Insinuar que mi discurso y mis escritos sobre la homosexualidad doblegaron la inteligencia y la independencia de todo el gobierno y de la población de Uganda, adaptándolos a mi voluntad supuestamente nefasta es una premisa increíblemente ofensiva y racista».

El CRR se describe a sí mismo como «comprometido con el uso creativo de la ley como fuerza positiva para el cambio social». Fue cofundado por William Kunstler, quien se autodefine como «abogado radical», famoso por representar a activistas políticos y sociales en ocasiones, violentos. Esta firma de abogados utiliza las cortes para promover el trabajo de los activistas. Su estrategia se basa en el «éxito sin victoria», es decir, en elegir casos no para ganar, sino para despertar interés en los medios o para apoyar a los activistas.

Fuente: Entrecristianos