Álex Quiñónez, entre los ocho mejores


Álex Quiñónez, entre los ocho mejores

Guido Manolo Campaña enviado Especial | LONDRE

LONDRES. El atleta ecuatoriano Álex Quiñónez (i) fue uno de los mejores terceros en la prueba de los 200 metros planos, lo que le valió para clasificar a la final de su especialidad, que se disputará hoy.

LONDRES. El atleta ecuatoriano Álex Quiñónez (i) fue uno de los mejores terceros en la prueba de los 200 metros planos, lo que le valió para clasificar a la final de su especialidad, que se disputará hoy.

En tan solo 20 segundos y 37 centésimas, Álex Quiñónez se metió a toda velocidad en la historia, al convertirse en el primer atleta ecuatoriano que consigue clasificar a una final de Juegos Olímpicos. Lo hizo ayer en los 200 metros planos de Londres 2012. El martes pasado avanzó a semifinales con el mejor tiempo de las rondas eliminatorias: 20,28s.

Desde las 14:55 de hoy (hora de Ecuador) se enfrentará otra vez al campeón olímpico de la distancia, el jamaiquino Usain Bolt, quien ayer lideró el grupo de semifinalistas con 20,01s; Quiñónez llegó tercero.

Con risa nerviosa, el tricolor se acercó al puñado de ecuatorianos que estaban en la puerta exterior del estadio Olímpico, tras terminar su carrera. Mientras Bolt se sentó en los graderíos del escenario para observar otras pruebas, Quiñónez se fue a aflojar en la pista adyacente. Solo cuando retornó al estadio se enteró de la hazaña que consiguió: ser finalista.

“¡Recién me entero!”, dijo, cuando desde una esquina los entrenadores Celso Cortez y Jorge Casierra le indicaron que estaba en la final. “Desde que pasé a la semifinal siento nervios provocados por saber la responsabilidad que tengo con mi Esmeraldas y Ecuador. Esta clasificación es imprevista”, dijo el atleta, quien dejó su provincia en el 2008 para trabajar como cargador en el mercado Caraguay, en Guayaquil, tras ganar cuatro medallas de oro y una de plata en los Juegos Nacionales de Macas.

Su tiempo no fue más alto que el registrado antes de las semifinales porque tuvo “una mala partida”, reconoció; y mientras los micrófonos y grabadoras lo asediaban, tuvo tiempo de hablar por teléfono con su madre, Anita Quiñónez, en Esmeraldas. “Salude a mi abuelita, a mis tías”, recomendó el finalista.

Reveló que siente presión desde el pasado martes, porque ha recibido muchas felicitaciones, en contra de lo que recomendó su cuerpo técnico. Hasta el vicepresidente de la República, Lenin Moreno, lo ha llamado. Pero hizo una promesa: “Lo que no pude dar hoy (ayer), lo haré mañana (en la final entre velocistas)”.

Textual: Londres 2012
Jefferson Pérez
EXMARCHISTA ECUATORIANO
“Los dueños y responsables de la gran presentación de Álex (Quiñónez) son: Dios, su familia, su equipo técnico y él. Nadie se suba a la camioneta. Querido amigo, ahora llega a la habitación, ora de rodillas y ofrece a Dios tu esfuerzo. Busca en Él la armadura de la fe para mañana (hoy)”.


Fuente: El Unierso.com.ec