Utilizan esculturas de arena para evangelizar en la playa


Utilizan esculturas de arena para evangelizar en la playa

En las ciudades costeras, es común ver a los niños construir castillos de arena en la playa. Pero en la costa de Ocean City, Maryland, es diferente. Usted puede encontrar una gigante réplica del Arca de Noé, la Última Cena…

Estados Unidos | Lunes 6 de Agosto, 2012 | Por Nínro Ruíz Peña |

    

El arte bíblico atrae la atención de los turistas y bañistas en Ocean City. Estas esculturas con motivos bíblicos son obra del artista y pastor Randy Hofman, que ha creado alrededor de 15 obras cada verano en Ocean City, donde vive.

En las ciudades costeras, es común ver a los niños construir castillos de arena en la playa. Pero en la costa de Ocean City, Maryland, es diferente.

Usted puede encontrar una gigante réplica del Arca de Noé, la Última Cena y Moisés con Los Diez Mandamientos, ¡y todos hechos de arena!, conforman el paisaje.

Los nadadores y los turistas que caminan por el lugar pueden ver a una gran distancia el rostro de Jesús, echo de arena. Estas esculturas con motivos bíblicos son obra del artista y pastor Randy Hofman, que ha creado alrededor de 15 obras cada verano en Ocean City, donde vive.

“Se llega a la gente”, dijo Hofman al diario Huffington Post. A la edad de 60 años, explica que las escenas bíblicas y los mensajes que exculpe con la arena del mar lo hace desde la década de 1980, a menudo con la ayuda de voluntarios de un ministerio local.

Explica que aprendió el oficio de otro escultor de figuras bíblicas en la arena, llamado Marc Altamar, durante la década de 1970.

Hoffman ha trabajado en agencias de publicidad en Nueva York. “Tengo ahora un propósito más elevado, así que ahora estoy haciendo publicidad para el Señor”, explica.

John y Hale Harrison son cristianos y son propietarios del Plim Plaza Hotel, frente al lugar donde las esculturas se hacen generalmente, proveen agua, electricidad y el equipo para que Hofman pueda llevar a cabo su arte. El agua dulce es esencial para hacer las esculturas más flexibles. La conexión eléctrica permite que las esculturas sean visibles en la noche.

Cada escultura de arena gigante requiere casi de un día completo. A veces, a causa del viento y del agua del mar, se tiene que retocar al día siguiente.

Los nadadores suelen respetar la petición de no jugar, simplemente admiraran y toman algunas fotos. Hofman está dispuesto a poner al lado de cada una de estas esculturas un breve mensaje que lleve a las personas reflexionar.

Fuente: Noticiacristiana