Seguridad


Seguridad

Mi hijo Uziel cumplirá el próximo mes de Junio cuatro años, es increíble cómo pasa el tiempo, pero es lindo disfrutar cada etapa de su vida, el otro día note algo que me llevo a reflexionar y es de lo que hoy quiero compartir.

Los últimos días he notado la seguridad que él tiene para pedirme ayuda. No importa donde este yo o que es lo que esté haciendo, si él tiene un problema que considera que no puede solucionar, rápidamente corre hacia mí, me pide ayuda y dejo de hacer lo que estoy haciendo y voy rápido en su ayuda.

Hablo de cosas que un niño a su corta edad no pueden hacer, como levantar un sofá pesado porque un carrito se le fue hacia abajo, como alcanzar ese juguete que necesita urgentemente para jugar y que se encuentra en un lugar alto donde por su corta estatura no alcanza o encontrar ese juguete que por alguna razón ha desaparecido del lugar donde “debería estar”.

Cada vez que mi hijo se acerca a mí con esa carita de preocupación por ese “problema” que tiene, veo también en él la seguridad y la convicción de que si me pide ayuda, rápidamente se la daré.

Mi hijo no piensa en sobre si voy a ser capaz o no de ayudarlo, el simplemente tiene la SEGURIDAD de que yo le resolveré el problema, ¿Cómo?, ¿De qué forma?, ¿Por qué medios?, él no se hace ninguna pregunta, solamente tiene la SEGURIDAD de acudir a mí, porque sabe que yo le ayudare a solucionar lo que para él en ese momento es difícil o imposible de solucionar.

Luego de solucionarle el “problema”, veo su carita de satisfacción seguida de frases como: “Gracias papi, eres el mejor” ó “Gracias papá eres estupendo”. Sus frases y su carita de satisfacción son mi recompensa favorita, no hay nada como ver feliz y contento a tu hijo.

Pensando y reflexionando en esto me hacia la pregunta: ¿Cuándo le pido ayuda a Dios tengo la SEGURIDAD que me va ayudar?

Y es que aunque muchas veces no queramos admitirlo, en muchas ocasiones le pedimos cosas a Dios sin la convicción o seguridad que nos va a contestar.

Es decir: ¿Alguna vez le has pedido a Dios algo teniendo la “casi” seguridad de que no te va a contestar?, siendo sincero, yo sí.

En muchas ocasiones le he pedido ayuda a Dios y a la misma vez he tenido en mi mente frases como: “No creo que me conteste”, “No creo que me quiera ayudar”, “No creo que esta situación vaya a cambiar”, etc.

Y es que somos así, inseguros, creemos que Dios no está interesado en nuestros problemas, vemos a Dios como un padre humano imperfecto y descuidado, cuando en realidad Dios es un Padre amoroso, detallista e interesado en nuestros problemas.

Yo me pregunto: Si yo siendo un padre humano e imperfecto corro a la ayuda de mi hijo cuando me lo pide, ¿Por qué no lo hará Dios?, quizá la respuesta que esperamos no será como la pensamos, pero Dios que nos conoce mejor siempre nos dará lo que Él considere que es lo que necesitamos en el momento y si por alguna razón creemos que nos está yendo mal, tenemos que tener la seguridad de que Él no nos ha abandonado y que al final las cosas serán buenas, porque Él es un Padre Bueno.

Hoy quiero invitarte a tener LA SEGURIDAD de que tu Padre Celestial tiene interés en ti y en tu problema, que a lo mejor no actuara según como tú quieres o tan rápido como quisieras que fuera, pero tienes que tener la SEGURIDAD  de que de la forma que actué en el tiempo que lo haga será PERFECTO, porque Él hace perfecto TODO en su TIEMPO.

La Biblia dice:

“Pidan a Dios, y él les dará. Hablen con Dios, y encontrarán lo que buscan. Llámenlo, y él los atenderá. Porque el que confía en Dios recibe lo que pide, encuentra lo que busca y, si llama, es atendido”.

Mateo 7:7-8 (Traducción en lenguaje actual)

Quizá estés pasando por un momento de preocupación en donde tus problemas son tan grandes que por poco y pierdes la fe que se pueden solucionar, mas sin embargo este día quiero invitarte a tener LA SEGURIDAD de que Dios puede obrar en tu situación, no importando que tan grande o difícil sea, sino teniendo la SEGURIDAD que Dios es Todopoderoso y capaz de solucionar lo que consideramos imposible.

Ve y habla con tu Padre Celestial, pídele con corazón sincero su ayuda y confía teniendo la seguridad de que Él obrara, porque de algo tienes que estar seguro y es que Dios está interesado en ayudarte si de corazón sincero lo buscas.

“Confiamos en Dios, pues sabemos que él nos oye, si le pedimos algo que a él le agrada”.

1 Juan 5:14 (Traducción en lenguaje actual)

¡Ten hoy la seguridad de que tu Padre te ayudara!

“Les digo, ustedes pueden orar por cualquier cosa y si creen que lo han recibido, será suyo”.

Marcos 11:24 (Nueva Traducción Viviente)

Autor: Enrique Monterroza

Cortesia www.destellodesugloria.org