SIGUIENDO SUS PASOS


Seguir a Jesús no significa simplemente una adhesión exterior y cómoda, no solamente recibir sus bendiciones, sino que implica renunciar a uno mismo, tomando la cruz del reproche, de la burla y, quizá, de la persecución por causa de su fe; era necesario estar dispuesto a darlo todo, para ganarlo luego todo.