Gracias por elegirme…


 

Gracias por elegirme…

Hoy me pasó algo particularmente especial. Estaba en medio de la reunión del día domingo en la Iglesia, un poco distraída pensando en algunas cosas de mi trabajo, y de pronto, entró en mi corazón una profunda gratitud a Dios. Claro, no es tan extraño que esto ocurra, ya que se esperaría que permanentemente le diéramos gracias a Dios por todo lo que nos ha regalado, pero esta vez fue aún más especial.

La gratitud que sentí en ese momento, era por ser YO la que estaba allí para dar gracias, no sé si lo puedes entender. En el momento en que levantaba mis manos y decía “gracias” mi “gracias” iba más allá, era por ser YO la persona que estaba parada allí y no otra. De los 16 millones de chilenos que existen, en ese momento y en ese lugar, Dios escogió que yo fuera ESA persona, en ESA silla, en ESE salón y en ESE momento. Esa sensación invadió todo mi cuerpo y por primera vez en la vida, me sentí única en el mundo.

Me conmueve hasta las lágrimas el pensar que Dios crea que a través de mí puede hacer Su obra, y no a través de otra persona. Te propongo el siguiente ejercicio mental: imagínate que estás entrando a un centro comercial en uno día previo a las fiestas navideñas, lo más probable es que esté repleto de gente con regalos, paquetes y bolsas abultadas. Ahora imagínate que vas subiendo por la escalera mecánica junto a cientos de desconocidos, miras hacia abajo y en el primer piso sigues viendo miles de personas; por un momento cierra tus oídos e intenta mirarte a ti mismo, ahora mira alrededor…lo más probable es que de toda la gente que está allí, seas el único portador del Espíritu Santo ¿impactante, verdad? Es más impactante aún, de toda esa multitud, Dios escogió que fueras el portador de Su espíritu, sólo porque a Él le pareció. Eso es GRACIA DE DIOS SOBRE TI.

 

 

Yo no sé si esto te estremece, no sé si te eriza la piel, pero si no logras entender el tremendo privilegio que tienes de haber sido escogido por Papá, el resto de las oportunidades que se te presenten en la vida nunca tendrán el lugar que corresponde ni te emocionarán como deberían hacerlo. Cuando pierdes la capacidad de asombro no hay sorpresa en tu vida, no hay expectación…no hay ese fueguito interno que se enciende cada vez que sueñas con cosas grandes.

Nunca pierdas el foco, nunca pierdas la emoción que significa el privilegio de ser escogido/a por Dios para extender Su reino y hacer lo que Él necesita. Tú eres SU PLAN, tú eres SU ESTRATEGIA, NADIE LO PUEDE HACER COMO TÚ… y eso es ¡WOW!

Autora: Poly Toro

cortesia: www.destellodesugloria.org