Manny Pacquiao podría retirarse porque “Dios no quiere que lastime a otras personas”


Manny Pacquiao podría retirarse porque “Dios no quiere que lastime a otras personas”

Freddie Roach, entrenador de Pacquiao, dice que el púgil, no se siente bien ahora golpeando a sus oponente después de habar ganado sus últimas 15 peleas.

Estados Unidos | Viernes 24 de Febrero, 2012 | Por Nínro Ruíz Peña |

La gran pelea boxística entre Manny Pacquiao y Floyd Mayweather Jr., ya no será posible sino que será contra Timothy Bradley Jr. El púgil filipino, quien se declara cristiano católico también ha dado una sorpresa inesperada, podría retirarse del boxeo porque “Dios no quiere que lastime a otras personas”, según declaró a ESPN, Freddie Roach, entrenador desde hace mucho tiempo de Pacquiao.

Roach, afirma que Pacquiao, no se siente bien ahora golpeando a sus oponente después de habar ganado sus últimas 15 peleas. En el último campamento de entrenamiento de Pacquiao desfalleció en sus últimos días a causa de varias distracciones, incluyendo roce entre Pacquiao y su esposa Jinkee, lo que resultó en un mediocre desempeño en una victoria ajustada contra Juan Manuel Márquez.

“Dice que Dios no quiere que lastime a otras personas”, dijo Roach. “Eso me molesta un poco, pero Manny ha sido siempre una persona compasiva”.

Pacquiao está haciendo un breve viaje a los Estados Unidos antes de dirigirse a Filipinas. Después de paradas en Las Vegas y Hollywood para sesiones promocionales, ha tomando un avión corporativo de Nike a Nueva York para más publicidad — y probablemente una reunión con Jeremy Lin antes del próximo partido de los Knicks.

“Jeremy Lin, me siento orgulloso como asiático”, dijo Pacquiao, un ávido fanático del baloncesto y jugador. “Estamos muy orgullosos de él. Sigue haciéndolo así de bien”.

Lin, se ha convertido en el actual titular de los Knicks de New York, él ha amado tanto el cristianismo como el baloncesto desde su infancia, pero que le llevó hasta la escuela secundaria para comprender cómo sus dos pasiones podían trabajar juntas.

“Empecé a aprender lo que significa jugar por la gloria de Dios. Mis padres me habían hablado muchas veces sobre esto y me dijeron que debo jugar para la gloria de Dios. Comencé a aprender a confiar en Él, y no centrarme tanto en si gano o pierdo, pero tener fe en que Dios tiene un plan perfecto”, dice Lin.

Fuente: Noticiacristiana