Diferencia entre religión y evangelio


Diferencia entre religión y evangelio

RELIGIÓN: obedezco, por lo tanto soy aceptado.

EL EVANGELIO: soy aceptado, por lo tanto, obedezco.

RELIGIÓN: La motivación se basa en el miedo y la inseguridad.

EL EVANGELIO: La motivación se basa en la alegría del agradecimiento.

RELIGIÓN: obedezco a Dios con el fin de otener cosas de Dios.

EL EVANGELIO: Obedezco a Dios para llegar a Él, deleitarme en él y parecerme a él.

RELIGIÓN: Cuando las circunstancias de mi vida van mal, me enojo con Dios o conmigo mismo, ya que creo que, al igual que los amigos de Job, cualquiera que esté bien merece una vida cómoda.

EL EVANGELIO: Cuando las circunstancias de mi vida van mal, lucho, pero sé que todo mi castigo cayó sobre Jesús y que, si él ha permitido que esto ocurra para mi formación, también ejercerá su amor de Padre en mi juicio.

RELIGIÓN:  Cuando me critican, me siento furioso o devastado, ya que es fundamental pensar en mí como “Buena persona”. Cualquier amenaza a la imagen de mí mismo debe ser destruido a toda costa.

EL EVANGELIO: Cuando me critican, lo puedo soportar. Y lucho, pero no es crítico para mí pensar en mí mismo como una “buena persona”. Mi identidad no se construye en mi trayectoria o mi actuación, sino en el amor de Dios para mí en Cristo.

RELIGIÓN: Mi vida de oración consiste en gran parte en la demanda y sólo se enciende cuando estoy en un momento de necesidad. Mi objetivo principal en la oración es el control de mi entorno.

EL EVANGELIO: Mi vida de oración se compone de tramos generosos de alabanza y adoración. Mi principal objetivo es la comunión con Dios.

RELIGIÓN: Mi punto de vista oscila entre dos polos: Cuando estoy a la altura de mis normas, me siento seguro, pero soy propenso a estar orgulloso y me es indiferente fallarle a las personas. Siempre y cuando no esté a la altura de los estándares, me siento inseguro, inadecuado, e inseguro. Siento que he fracasado.

EL EVANGELIO: Mi propio punto de vista no se basa en una visión de mí mismo como un triunfador moral. En Cristo soy un pecador y al mismo tiempo aceptado. Mi maldad es tan grande que Él tuvo que morir por mí y me siento muy querido y feliz de que haya hecho tal sacrificio por mí. Esto me lleva a una humildad más y más profunda y confianza al mismo tiempo, sin ser jactancioso.

RELIGIÓN: Mi identidad y la autoestima se basa principalmente en lo duro que trabajo o cuán moral soy. Miro por debajo a los que percibo como perezosos o inmorales a los cuales desprecio y me siento superior a “ellos”.

EL EVANGELIO: Mi identidad y la autoestima se centran en el que murió por sus enemigos y que fue excluido de la ciudad por mí. Soy salvo por pura gracia, por lo que no puedo mirar por debajo a aquellos que creen o practican algo diferente de mí. Es sólo por la gracia que soy lo que soy. No tengo ninguna necesidad interna de ganar argumentos.

RELIGIÓN:  Cuando miro mi propio árbol genealógico o el rendimiento de mi aceptación espiritual, veo que mi corazón se fabrica de ídolos. Puede que sea mi talento, mi registro moral, mi disciplina personal, mi condición social, etc. Cosas que son absolutamente necesario tenerlas para que sirvan como mi principal esperanza, es decir, la felicidad, la seguridad, y la importancia, independientemente de lo que digo que creo acerca de Dios.

EL EVANGELIO: Tengo muchas cosas buenas en mi vida: familia, trabajo, disciplina espiritual, etc, pero ninguna de esas cosas buenas es un fin último para mí. Ninguno de ellas es algo que absolutamente tengo que tener, por lo que hay un límite de cuánta ansiedad, amargura y desaliento pueden infligirme ciertas cosas que he perdido o estoy a punto de perder.

Cortesia: Cristianos.com