Música en las iglesias genera controversia


Música en las iglesias genera controversia

Miami, Fl. (cristianos.com) Desde que la música popular entró a formar parte de la adoración en muchas iglesias dentro y fuera de Estados Unidos, ha habido opiniones encontradas.

Hay quienes se mantienen firmes en la idea de que la música de adoración debe conservar el estilo tradicional sublime que la ha caracterizado durante siglos. Sin embargo las nuevas generaciones insisten en adaptarla a los tiempos.

De acuerdo a un estudio realizado en 14,000 iglesias en Estados Unidos, y publicado recientemente por Faith Communities Today, casi el 50% de las iglesias protestantes dicen que usan guitarras eléctricas o la batería en la adoración, en comparación con cerca del 35% el año 2000.

Jack Gruber, periodista de USA Today, recogió el sentir de varias de estas iglesias y lo plasmó en un interesante artículo.

Rick Muchow, pastor de música de la Iglesia Saddleback fundada por el evangelista Rick Warren sostiene que “La Biblia no tiene una banda sonora oficial.”

La quinta iglesia protestante más grande, con nueve localidades satélite, utiliza varias pistas simultáneamente en los servicios de adoración cada domingo por la mañana en su sede central en Lake Forest, California, cada uno con un género musical diferente.

Muchow enumera: un servicio de alabanza del Evangelio, con una “línea recta rock” llamada “Overdrive”dirigido a la generación de 20 y tantos años con música alternativa, y un servicio tradicional que se acompaña con un piano y un cantante. Tradiciones es el único servicio en el cual se utilizan himnarios.

En el culto de mayoría, sin embargo, el sonido es el estilo de música cristiana contemporánea con una sección rítmica pequeña. Utilizan tal vez una orquesta o un coro de vez en cuando, y pantallas gigantes con las letras de las canciones para ser cantada por los coros de alabanza, dice Muchow.

“Hay todo tipo de iglesias con diferentes tipos de personas. No adoramos la música, adoramos a Dios,” dice Muchow.

Sin embargo, en las iglesias hay un grupo inflexible de conservadores que defienden la idea de mantener las canciones y los sonidos del pasado. Sus pastores afirman que las personas de todas las edades se sienten atraídos por las verdades eternas que transmiten los himnos clásicos.

“Hay una intensa guerra que se libra hoy día las iglesias para el corazón y el alma del creyente en la Biblia, y uno de los caballos de Troya del diablo más eficaz es la música”, advierte el pastor David Cloud.

Cloud ha establecido un directorio en la Web de cientos de iglesias bautistas independientes en los EE.UU. y Canadá. Todas las iglesias en la lista prometen conservar la doctrina cristiana estricta, utilizar solo la versión King James de la Biblia, que data de 400 años y mantener la prohibición de la música contemporánea.

El Pastor Wayne Hardy de la iglesia Baptist Church en Stillwater, Oklahoma, dice que “la subida de los coros de alabanza en Power Point sobre las pantallas de cine del santuario y las jaulas de batería en el púlpito es una práctica típica de los pastores que tienen que atraer a las multitudes para llenar sus mega-iglesias”.

Hardy reúne 500 personas en el culto dominical en su iglesia donde las opciones de música son guiados por la idea de que “la santidad es más apropiada que “las tendencias” en la adoración. “Dios es nuestro público en la adoración y Dios no tiene la misma demanda para estar entretenido”, sostiene.

Good News Baptist Church en Chesapeake, Virginia, tomó una decisión teológica de ofrecer sólo la música tradicional que expresa la doctrina cristiana. Ken Hedrick, pastor de dicha iglesia, dice que la música de adoración tiene un trabajo que hacer. “No es neutral. Su función consiste en alabar y glorificar a nuestro Señor, enseñar a los creyentes y edificarlos. Prepara nuestros corazones para escuchar la palabra de Dios”.

Hedrick dirige una orquesta de 20 piezas con un órgano, dos pianos de cola, cuerdas, trompetas y trombones y un coro de 30 a 50 voces. Los servicios dominicales atraen a más de 300 personas por semana, incluyendo a docenas de adolescentes y adultos jóvenes. Pero no con un ritmo de percusión “que hace que nuestro cuerpo haga cosas que no debería estar haciendo”, dice.

Hannah Brown, de 17 años, que toca el violín y el piano y canta en el coro de la iglesia Good News, está de acuerdo, diciendo: “Creo que esta música glorifica más al Señor, es más centrada en Dios, no en mí, y me hace sentir bien”.

Tommy Kyllonen, también conocido como Urban D, el cristiano hip-hop pastor y artista detrás de la Iglesia Tampa’s Crossover asegura. “Tenemos un mundo grande y un gran Dios. Mientras la gente adora en espíritu y en verdad, podemos adorar en cualquier forma que llegue a nuestros corazones”, dice. Después de todo, la Biblia llama a los creyentes a “cantar un cántico nuevo al Señor”.
Fuente: USA Today

Opine usted, querido lector.

¿Cómo considera que debe ser el estilo de la música de adoración en las iglesias?

Fuente: Cristianos.com