Un tercio de estadounidenses nunca han experimentado “una conexión real y personal” con Dios


Un tercio de estadounidenses nunca han experimentado “una conexión real y personal” con Dios

El informe del Grupo Barna, identifica a esta relación con Dios como “quizás el resultado más importante facilitado por las iglesias”, sin embargo, un tercio de las personas dijeron que nunca se habían conectado con Dios durante los servicios religiosos.

Estados Unidos | Jueves 12 de Enero, 2012 | Por Nínro Ruíz Peña

Un estudio publicado esta semana encontró que alrededor de un tercio de los adultos estadounidenses que han asistido a la iglesia nunca han experimentado “una conexión real y personal” con Dios, mientras los que sí han experimentado la conexión dicen que es raro, publica el diario Christian Post.

La investigación fue realizada por el Grupo Barna, una organización de investigación de Ventura, California, y trató de examinar la experiencia que pasan los estadounidenses en las iglesias cristianas.

De los 1.022, adultos encuestados, el 66 por ciento dijo que había tenido una relación personal con Dios durante un servicio religioso. Sólo el 35 por ciento de los encuestados dijo que se conectan con Dios sobre una base mensual, mientras que el 44 por ciento de las personas que asisten a servicios religiosos semanalmente, dijo que sienten su presencia todas las semanas.

El informe del Grupo Barna, identifica a esta relación con Dios como “quizás el resultado más importante facilitado por las iglesias”, sin embargo, un tercio de las personas dijeron que nunca se habían conectado con Dios durante los servicios religiosos.

Whitman Toland, pastor fundador de C3 Church Greensboro, en Carolina del Norte, dice que si las iglesias quieren ver que las personas se conecten mejor con Dios, deben estar menos preocupados con su rendimiento y más preocupado por adorarlo.

Muchas iglesias hoy en día saben cómo atraer a la gente, explicó Tolad, “pero su mensaje es débil. A menudo los pastores tratan de “hacen que la gente se vuelva intelectualmente y espiritual con Dios pero lo que hay que hacer es buscar la voluntad de Dios para la iglesia y la confianza en él”.

“Creo que en realidad tiene que ver en cómo iglesias individuales, estamos haciendo lo que Dios nos pide que hagamos y que Dios solo puede hacer.”

Otras preguntas que se plantearon en el estudio fue el impacto que las iglesias están haciendo hoy en día. Sólo el 26 por ciento de los que habían estado en una iglesia, dijo que su vida había sido cambiada o “muy” afectado por ello.

Casi la mitad de los encuestados, el 46 por ciento, dijeron que no habían cambiado en absoluto por asistir a la iglesia, y la mitad de todos los que habían asistido a la iglesia en la última semana, dijeron que no podían pensar en alguna idea importante que habían aprendido durante el servicio.

El estudio también encontró que el 68 por ciento de los encuestados se sentían conectado con otras personas “que están unidos en sus creencias y que se cuidan el uno del otro de manera práctica”, mientras que en una iglesia, sólo el 23 por ciento no estuvo de acuerdo. Alrededor del 73 por ciento de los encuestados también dijeron que el cuidado de los pobres se hizo hincapié ya sea “mucho” o “algo” hacen sus iglesias.

“Esta investigación apunta a buenas noticias y motivos de preocupación. En el lado positivo, muchos fieles reciben un conjunto diverso y rico de entradas por estar involucrado en una iglesia o parroquia, sobre todo la conexión con Dios y con los demás “, dijo David Kinnaman, presidente de Barna Group, en el informe en la página web del grupo.

“Sin embargo, los resultados de la investigación son también un recordatorio de que los líderes de la fe no pueden tomar estas cosas por sentado. Entrando al nuevo año, considere pasar el tiempo pensando y orando cómo su comunidad de fe puede identificar, planificar, como una medida más profunda, más global en conjunto para que las personas no sean meros observadores del ministerios, sino participantes genuinos”, resaltó Kinnaman.

Fuente: Noticiacristiana