El Cristiano y la Música Secular (Duodécima Parte)


El Cristiano y la Música Secular (Duodécima Parte)

Al finalizar esta interesante serie, y en el ámbito de responder ciertas interrogantes, se adhieren las últimas tres, la mayoría de ellas muy recurrentes a la hora de conversar sobre la música y nuestra fe. Así se pone fin a un artículo que más que pretender imponer busca guiar a través de consejos, reflexiones y premisas que nos permitirán dilucidar y decidir que escuchar, donde, a quién y cómo.

Por Noel Navas

Temas Relacionados
El Cristiano y la Música Secular (Primera Parte)
El Cristiano y la Música Secular (Segunda Parte)
El Cristiano y la Música Secular (Tercera Parte)
El Cristiano y la Música Secular (Cuarta Parte)
El Cristiano y la Música Secular (Quinta Parte)
El Cristiano y la Música Secular (Sexta Parte)
El Cristiano y la Música Secular (Séptima Parte)
El Cristiano y la Música Secular (Octava Parte)
El Cristiano y la Música Secular (Novena Parte)
El Cristiano y la Música Secular (Décima Parte)
El Cristiano y la Música Secular (Onceava Parte)

En la última entrada respondí tres preguntas relacionadas a la música cristiana y secular. Hablamos de las posibles influencias detrás de ciertas canciones, de los géneros y estilos musicales en las canciones cristianas y las asociatividades que le damos, y por último, hablamos sobre si es correcto ir o no a algún concierto de música secular. Preguntas importantes eh, bueno, he aquí tres preguntas más. ¡Y hoy sí! ¡Fin de la serie! ¡Buenas noches! Je.

¿Es Válido Escuchar Música Clásica?

Vuelvo a citar al apóstol Pablo: “Todo me es lícito…” Eso incluye el oír música clásica.

Todos los principios y herramientas que le he brindado a través de esta serie relacionado a las canciones cantadas también se aplican a las obras instrumentales, del pasado o del presente. Sin embargo, hasta donde percibo la mayoría de evangélicos no tienen inconveniente con este tipo de música, casi todos los que se hacen este tipo de preguntas es porque enfrentan un conflicto con las canciones cantadas más que con las piezas orquestales.

Curiosamente, pocos se preguntan si detrás de la música instrumental hay influencias espirituales, se lo preguntan más de las canciones cantadas porque saben que hay una diferencia entre ambas. ¿Cuál? Su claro mensaje cantado. Sin embargo, ¿podría ser malo escuchar música secular si realmente comprobáramos que hay influencias espirituales detrás de ella?

De nuevo: Cada quien debe examinar su conciencia, si esta no lo reprende, adelante. Si sí entonces pídale al Espíritu Santo discernimiento para saber qué hacer. Hay infinidad de música clásica entre la cual escoger y que nuestra conciencia podría sentir paz.

¿Qué opinas del mensaje subliminal que hay en cierta música secular y que algunos han encontrado en la música cristiana?

Que casi el 100% de lo que se dice sobre el mensaje subliminal es mentira. Sea de la música secular o de la cristiana la mayoría que se dice es falso. Ojo: Me estoy refiriendo al tipo de mensaje subliminal que lleva escondido un mensaje al revés mientras se oye al derecho. Hay otros tipos de mensaje subliminales que podrían existir, pero no me estoy refiriendo a esos.

La premisa fundamental del mensaje subliminal al revés se basa en afirmar que el subconsciente del ser humano entiende todo cuanto se dice al revés mientras se escuchan las canciones al derecho. Como usted sabe (y si no se lo digo yo) hubo toda una ola de investigadores de la música secular y cristiana (aun hay pero menos) durante la década de los ´90 que analizaron cuanta música sospechosa hubiera. Estos individuos dedicaron horas y horas y hasta prepararon documentales y conferencias para advertir a la humanidad del daño que podía causarles dichos mensajes.

En lo personal me da náuseas ver cuántos videos hay en Youtube de “pseudo” investigadores que han analizado desde la música de Marcos Witt, Jesús Adrián Romero, Alex Campos, hasta las canciones infantiles de Barney. Es horrendo.

Le invito a que haga un ejercicio: La próxima vez que oiga hablar sobre el mensaje subliminal detrás de las canciones hágales una pregunta a quienes defiendan esa posición: ¿Cuál es el mecanismo que el cerebro o la mente utiliza para entender al derecho lo que se está diciendo al revés mientras se escuchan las canciones? ¿Cuál es? ¿Cómo se llama? ¿Cómo es que se da exactamente?

Posiblemente ellos le esgrimirán que eso es una facultad del subconsciente del cerebro; sin embargo, insístales con la misma pregunta y comprobará que no sabrán qué decirle. ¿Sabe por qué? Porque no existe dicho mecanismo. No hay una función cerebral o mental natural o automática que nos faculte para entender los supuestos mensajes que se dicen al revés. Si usted escarba en el tema descubrirá que dichos mensajes se entienden como por arte de magia. La gente que defiende dichas posiciones viste al pseudo mecanismo con la palabra “subconsciente” y así le dan un aire científico, pero en realidad debajo no hay nada, no existe.

Si a lo anterior le suma que dedicar tiempo para escuchar canciones cantadas al revés realmente es algo que produce miedo y una sensación generalizada de espanto, entonces concluimos que definitivamente en las canciones ha de haber cosas malas. Si nunca lo ha hecho, vamos, hágalo. Vaya a la casa de un amigo o a un estudio de grabación que tenga un equipo más o menos sofisticado y pídales que le pongan canciones al revés y verá que cualquiera siente miedo. ¡Ni se le ocurra apagar la luz al momento de hacerlo! Je. Mi punto es que basar la existencia de mensajes subliminales por lo que se siente al oír algo al revés es incurrir en una de las subjetividades de las más ridículas.

Lo que pasó y sigue pasando hoy en día es que “una mentira dicha cien veces se convierte en verdad”. Esa es la premisa del lavamiento de cerebros. Una mentira dicha muchísimas veces y presentada como verdad al final se convertirá en verdad para las masas. Eso es lo que en parte ha pasado con los supuestos mensajes subliminales. Se nos ha dicho algo como cierto cuando realmente no lo es.

Haga un ejercicio adicional: Hable con algún profesional en sicología y pregúntele si existe un mecanismo que de forma natural (no enseñada) faculte a nuestro cerebro para entender cualquier mensaje al revés que se nos esté dando escondidamente cuando se nos habla al derecho. ¡Hay me escribe para contarme qué le dicen!

Fíjese que en este ejercicio anterior añadí algo a la pregunta, dije que preguntara cuál es el mecanismo natural “no enseñado”, ya que ha de haber alguno que podría aprenderse, pero francamente con los profesionales que he hablado me han dicho que es muy pero muy difícil de aprender.

Lo que quiero decirle es que su mente no entiende ni papa cuando suena alguno de los supuestos mensajes subliminales en las canciones.

Aunque podría ampliar mi respuesta y hablar del condicionamiento mental. Es decir, la forma en que una persona puede condicionar nuestra mente para hacernos oír palabras o frases cuando ponen la música al revés, no voy a entrar en detalles. Es un tema súper amplio donde lo que sí diré es que muchos de los mensajes que las personas dicen escuchar cuando ponen la música al revés solo los escuchan quienes los están buscando. Si cada quien hiciera dicho ejercicio sin que se nos anuncie la palabra o frase detrás de la canción la mayoría de nosotros no escucharía nada. ¿Por qué? Porque no nos han condicionado.

En este punto le invito a leer la mejor serie de artículos que yo he encontrado en Internet relacionadas al mensaje subliminal. Se titula: “Subliminales y Backmasking desenmascarados” que publicó la revista EnlanceMusical.com. Allí se habla en profundidad de todo este rollo de una forma muy pero muy objetiva. Son tres artículos, un tanto amplios, pero si usted realmente quiere saber más a fondo sobre este tema tendrá que dedicar tiempo y esfuerzo para leerlos, estudiarlos y analizarlos.

¿Qué opinas de los músicos cristianos que tocan en bandas de música secular?

¡Otra gran pregunta! En lo personal antes era muy reservado con mi respuesta a esa pregunta. Con el tiempo he ido cambiando y adoptado una mentalidad menos legalista y más abierta al respecto. En este sentido, hoy en día yo estimulo a que los cristianos nos involucremos en bandas no cristianas y seamos verdadera luz en medio de las tinieblas. Está bien quienes estamos en bandas cristianas, tocamos sólo música cristiana y ministramos en las plataformas de nuestras iglesias, pero si alguien, por llamado o porque ese es su trabajo, cree que debe formar parte de una banda de música secular… ¡Adelante!

Claro, me estoy refiriendo a cristianos verdaderamente comprometidos con el evangelio de Jesucristo. No estoy hablando de cristianos tibios que buscan como excusa una forma para tocar música que no sea cristiana y visitar lugares que de otro modo no se atreverían. Se lo digo porque de esos hay muchos entre nuestras filas.

Tengo un amigo que por muchos años perteneció a una banda muy importante de música secular en Europa. Una vez que estuvo de visita en El Salvador nos sentamos a desayunar y me contó cómo él verdaderamente estaba siendo luz en medio de las tinieblas. Como usted sabe, fumar en Europa es más común de lo que es aquí en Centroamérica. Por eso en ciertos países europeos la persona no fumadora es respetadísima por el mismo hecho de no fumar. Bueno, como mi amigo es cristiano y no fuma toda la banda a la que pertenecía tenía que apagar siempre sus cigarrillos cuando él estaba presente. ¡Siempre!

La banda acostumbraba trasnochar casi todos los fines de semana, se iban a sus casas después de las 4 ó 5 de la mañana. Como mi amigo es cristiano se retiraba a casa lo más tarde a la 1 ó 2 de la mañana. No más. Se disculpaba con ellos y se retiraba. ¿Sabe qué hacían los demás cuándo él se iba? También buscaban irse a sus casas unos minutos después de él. Ellos no concebían que como banda no estuvieran todos juntos en una noche de desvelo. Mi amigo se iba temprano y luego ellos.

Por último, uno de los músicos del grupo tenía serios problemas con la droga. Desde que mi amigo se incorporó a la banda estuvo cerca de él animándolo y aconsejándolo. Al punto que después de varios meses de tocar juntos y ser amigos el bajista había disminuido su consumo de drogas 50% menos.

Más de una vez él les compartió el mensaje del evangelio sin juzgarlos y sin pretender imponer sus pensamientos sobre ellos. ¿Qué hacía la banda? Prestarle atención.

Vamos, yo creo que eso es ser luz en medio de las tinieblas.

“¡¡¡Pero no ganó ningún alma para Cristo!!!” Objetará alguien.

Si con “ganar almas” se refiere a que no repitieron la oración del pecador… No, no lo hicieron. Pero él cumplió su responsabilidad de guardarse íntegramente delante de ellos y compartir su fe dejando los resultados a Dios. ¿Verdad? A veces me pregunto: ¿Desde cuándo nos creemos el Espíritu Santo y que somos los responsables de convencer de pecado? ¿Desde cuándo el único parámetro para cuantificar las almas convertidas se redujo a que la gente repitiera una oración?

Mire, hay resultados espirituales que no se miden en números ni con oraciones repetidas. Si así fuera: ¡Pobres misioneros en los países europeos o del mundo musulmán que dieron su vida en el campo sin ver siquiera un alma convertida al cristianismo! Hay más criterios para medir la efectividad del testimonio cristiano.

En fin.

Volviendo al tema, pienso que si un músico cristiano, por llamado o porque esa es su fuente de ingresos, va a brillar dentro de esas bandas, ¡vamos, pero que brille de verdad!, en lo personal no le veo ningún problema a que formen parte de agrupaciones que tocan música secular.

¿Piensa usted distinto a mí? ¡Fabuloso! Yo también pienso distinto a usted y continúo amándolo en el Señor.

 CORTESIA: eNLACEMUSICAL.COM